Firma Digital y Conectividad

Comparte este post
Lo que verás en este post

El uso de la firma digital o electrónica, como la denomina la ley, ha avanzado de forma rápida y significativa, sobre todo a partir del periodo de pandemia, donde se reafirmó como una solución especialmente efectiva en el funcionamiento del sector público y privado.

 

La conectividad en las relaciones comerciales

Si pensamos en el carácter protagónico de la conectividad para toda empresa con la meta de hacerse presente y crecer en el mercado, así como para cualquier persona natural interesada en ampliar los límites de comunicación y desarrollo profesional; entenderemos también la importancia de la tecnología y mecanismos que impulsen y garanticen esa conectividad.

En ese contexto, la firma electrónica o digital permite reemplazar la interacción física por una remota, para celebrar contratos y realizar actos jurídicos. Ha sido, de esta manera, un facilitador de los negocios, permitiendo la acreditación remota de identidad y fomentando de forma jurídicamente válida un vínculo digital de empresa/proveedores, clientes/servicios, colaboradores/empresa, administración estatal/ciudadanos y otras relaciones comerciales y fiscales.

La firma de documentos e identificación digital ha impulsado el proceso de transformación digital universal, viabilizando las transacciones empresariales, la actividad bancaria, el desarrollo de la atención de la salud, el comercio electrónico, la educación, el teletrabajo y muchos otros sectores de los que todos de una firma u otra hemos sido parte y favorecidos, impactando en nuestra capacidad de conectividad.

 

La experiencia del usuario y la firma digital

Los usuarios podrán experimentar muchas ventajas en la interacción con el entorno digital al hacer uso de la firma electrónica (ya sea simple o avanzada).

Entre los beneficios más apreciados se encuentran:

  • El apoyo que brinda a los emprendimientos
  • Trabajo remoto y flexibilidad de horarios.
  • Respaldo legal
  • La capacidad de conectividad y firma desde dispositivos móviles.
  • Ahorro de tiempo, traslados y recursos.
  • Autonomía operacional.
  • Libertad de movimiento (no presencialidad)

No obstante los beneficios de la firma digital, su incorporación al día a día ha sido paulatina, comenzando por el uso de firma digital para las operaciones más sencillas y de bajo riesgo, avanzando hasta aquellas de mayor complejidad y valor jurídico.

Esto principalmente por la dificultad de acceso a la firma electrónica avanzada, situación que vivió un cambio fundamental con la entrada en vigencia del Decreto N° 24, de Economía, de 2019, que autorizó nuevos mecanismos para la validación de identidad digital. Hoy la firma avanzada puede ser obtenida de manera remota, lo que simplifica enormemente su acceso y uso.

 

¡Apóyate en Muy Simple para firmar tus documentos!

MuySimple ratifica su compromiso social de contribuir en el proceso de fomento e impulso a la transformación digital, aportando con la experiencia de nuestro equipo en la asesoría legal, el acompañamiento a clientes en el proceso de firma a través del chat y otras acciones para promover y estimular el avance.

Te invitamos a estar atento a nuestras publicaciones, blog y webinars, así como a aprovechar las bolsas de firmas que tenemos de acuerdo a tus necesidades.

¿Te ha servido este artículo? Compártelo para que otros puedan también aprender sobre lo que es una firma electrónica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram